domingo, 30 de septiembre de 2007

Los Beneficios de los Agregadores

La empresa puede obtener grandes beneficios mediante el uso de agregadores frente a los métodos tradicionales de integración, a continuación exponemos algunos de estos beneficios:

Menor coste
Con los agregadores, el esfuerzo requerido es mucho menos costoso comparado con la integración tradicional por varios factores, entre ellos, el hecho de que son necesarios menos programadores especializados, como tampoco lo es un cambio estructural en la aplicación existente, en la seguridad o en la instalación de cortafuegos.

Integración no intrusiva
Los agregadores se instalan sin necesidad de modificar la aplicación que se va a integrar, de este modo se reducen el riesgo y el impacto sobre el proyecto de integración al no ser necesarios grandes cambios en la arquitectura ni en la refactorización y se evitan las metodologías de proyectos cruzados en la empresa. Además, el sistema de agregación posibilita la integración de distintas aplicaciones dentro de la empresa en los casos en los que la única alternativa es la integración a través de un front-end de tipo web.

Menor riesgo
Los agregadores permiten ciclos de implementación muy cortos y rentables. La primera integración suele estar en marcha en cuestión de días, e integraciones posteriores pueden ser graduales e iterativas. Esto permite materializar el ROI de las primeras integraciones y reinvertir en las siguientes. Esto hace posible, además, probar nuevas funcionalidades y aplicaciones con mucho menos riesgo que utilizando los sistemas tradicionales de integración.

Menor tiempo
Incluso proyectos de agregación complicados que afectan a múltiples unidades de negocio y en distintos lugares pueden ser terminados en semanas en lugar de meses o años. Las empresas pueden alcanzar mayores ventajas competitivas sacando el máximo provecho a las aplicaciones ya existentes mucho más rápidamente que sus competidores, con lo que incrementan la agilidad se su negocio.

Mayor rapidez y precisión en la fase de diseño
Dado que el interfaz web es intuitivo y lo entienden bien tanto la persona dedicada al negocio como el programador, el proceso de diseño de la aplicación se convierte en un proceso más sencillo y con menos tendencia a contener errores. Requiere técnicos menos especializados
Un proyecto de integración tradicional requiere técnicos altamente cualificados e informáticos especializados con un amplio conocimiento de las distintas aplicaciones y de tecnologías EAI. Con el agregador, el trabajo relativo a la conexión de aplicaciones web sólo requiere informáticos con una experiencia básica en programación y conocimientos de HTML. Esto reducirá –o incluso eliminará- la necesidad de informáticos altamente cualificados en los proyectos de integración.